Proyecto de inversión

Nueva planta de cogeneración eléctrica de gran escala en Nuevo Pemex, Tabasco.
Desde 2009, Petróleos Mexicanos impulsa diversos proyectos de infraestructura con el fin de apoyar la economía nacional. Con éstos, la paraestatal busca contribuir a la derrama económica de las regiones donde la empresa labora.

De acuerdo con lo dado a conocer por Pemex, el objetivo es impulsar la actividad económica mediante un plan de inversiones, lo que no sólo contribuirá a la derrama económica sino que es una manera de promover la generación de empleos tanto directos como indirectos.

Así mismo, la empresa ha informado que el volumen de obra que representan sus proyectos de inversión 2009-2012, es más de cuatro veces la actividad de construcción máxima registrada en Pemex Refinación durante los últimos 25 años.

Uno de estos importantes proyectos es la nueva planta de cogeneración eléctrica de gran escala en Nuevo Pemex, Tabasco, de la que hablaremos más a fondo por su dimensión y trascendencia.

¿En que consiste este proyecto?

La planeación de la planta de cogeneración eléctrica se dio a conocer aproximadamente a mediados del año pasado y se espera que arranque con el suministro de energía a Nuevo Pemex en septiembre de 2012.

Esta nueva planta es parte de la estrategia de protección ambiental de Petróleos Mexicanos. Ayudará a que dejen de emitirse a la atmósfera 940 mil toneladas anuales de gases de efecto invernadero. Asimismo, aumentará la eficiencia energética generando 300 MW de electricidad y 800 Ton/hr de Vapor, y traerá importantes ahorros en el gasto operativo.

Esta licitación fue ganada por Abengoa México, S.A. de C.V., de manera conjunta con Abener Energía S.A., elegida por Pemex “por ofrecer las mejores condiciones de contratación para el Estado, desde el punto de vista económico y técnico, además de que cumple con todos los requerimientos legales exigidos en la convocatoria”.

Además de ser el primer proyecto de la paraestatal de cogeneración a gran escala, con capacidad para suministrar vapor y energía eléctrica al centro industrial Nuevo Pemex, permitirá también disponer de excedentes de electricidad para otros complejos de la empresa.

Esta nueva planta, que beneficiará a más de 120 centros de trabajo de los diferentes organismos de Petróleos Mexicanos y cuyo monto de inversión en infraestructura será de 461 millones de dólares, ayudará a generar alrededor de 1500 empleos en las etapas críticas de construcción y tendrá una base de 600 trabajadores.

De acuerdo con Petróleos Mexicanos, una vez que la planta entre en operación permitirá sustituir equipos menos eficientes en algunos de estos 125 centros de trabajo, que recibirán la energía eléctrica vía porteo. Entre estos centros de trabajo se encuentran otros complejos procesadores de gas, 18 hospitales, centros petroquímicos, tres refinerías e instalaciones administrativas en diferentes puntos del país.

Ya que esta energía será generada con tecnología de punta, traerá menos afectaciones al medio ambiente. Pemex estima que con este proyecto se ahorrarán 67.5 millones de pies cúbicos diarios de gas natural y mil barriles diarios de combustóleo, lo que equivale a las 940 mil toneladas de gases de efecto invernadero anuales que dejarán de emitirse a la atmósfera.

La paraestatal ha manifestado que con el desarrollo del Proyecto de Cogeneración Nuevo Pemex, se verán beneficiados por una producción de electricidad más limpia, eficiente y económica. Además de que se reducirá el consumo de combustibles que se utilizan para generarla. Asimismo, consideran que aumentará la confiabilidad del suministro eléctrico necesario para sus procesos de producción y, por lo tanto, mejorará la competitividad de la empresa.
Fuente: Petróleos Mexicanos

Bookmark and Share

El camino hacia una nueva refinería

Presentamos un recuento de cómo se tomó la importante decisión de construir una nueva refinería para el beneficio de México.

Etapa 1. El plan y las primeras posibles sedes

El 18 de marzo de 2008 el Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, instruyó a la Secretaría de Energía y a Petróleos Mexicanos a iniciar los estudios y analizar la factibilidad técnica, financiera y logística que permitiese construir una nueva refinería en el territorio nacional, la primera en 30 años.

El 30 de julio de 2008 Pemex presentó al Congreso de la Unión el Estudio de viabilidad para construir una nueva refinería en México. Los contenidos de dicho estudio se alinearon específicamente con los requerimientos del Congreso. No pretendía ser un dictamen definitivo.

Dicho estudio consideró potenciales localizaciones tomando en cuenta criterios como la cercanía a los centros con mayor demanda de combustibles y la facilidad de acceso al suministro de materia prima.

Al ser un estudio preliminar, se determinó evaluar la rentabilidad de cada una de las potenciales localizaciones por separado. No se incluyó una evaluación de los beneficios potenciales del aprovechamiento de residuales, ni el contexto de la modernización integral del Sistema Nacional de Refinación.

Etapa II. Evaluación de las sedes definitivas

De agosto de 2008 a marzo de 2009, Pemex recibió nuevas solicitudes para ser incorporadas en el análisis, así como estudios adicionales de parte de gobiernos estatales ya considerados en el estudio de julio de 2008.

En respuesta a todas estas solicitudes, Pemex realizó una nueva revisión de cada una de las propuestas, con objeto de hacerlas comparables.

El 25 y 27 de marzo se llevaron a cabo las presentaciones públicas de los diez estados interesados. Además de resultar un ejercicio inédito de transparencia que permitió a la sociedad conocer cada una de las propuestas, técnicos de Pemex, del IMP e independientes, pudieron realizar preguntas específicas sobre diversos temas a los equipos técnicos de cada estado.

Dicho ejercicio permitió enriquecer el análisis de Pemex con detalles no conocidos como los planes de desarrollo de los gobiernos estatales, las dificultades esperadas, así como los diferentes tipos de apoyo que los gobiernos estarían en posibilidad de ofrecer a Pemex para el mejor desarrollo del proyecto.

Una vez concluidos los eventos públicos se incorporó toda la información de los diez estados interesados (Hidalgo, Guanajuato, Oaxaca, Veracruz, Tlaxcala, Puebla, Michoacán, Campeche, Tabasco y Tamaulipas) en el esquema metodológico general y se procedió a calcular la rentabilidad de cada una de las alternativas en lo individual.
De acuerdo con esta nueva evaluación individual (abril de 2009), las localizaciones con mayor rentabilidad son las que permiten aprovechar residuales.

Al aprovechar los residuales se capturan las economías de escala de un proyecto integral, lo que genera rentabilidades adicionales, del orden de mil millones de dólares de VPN en promedio, sobre refinerías sin integración.

Basta comparar el VPN de Tula en julio de 2008 y abril de 2009 para corroborar el sustancial incremento que sufre la rentabilidad de ambos proyectos al incorporar el aprovechamiento de residuales.

Ello es así porque el aprovechamiento de residuales permite abaratar el costo de la materia prima mediante la sustitución de crudo por residuales, generar economías de escala y aumentar la disponibilidad de crudo para exportación.

Algunos de los criterios incorporados al modelo de evaluación de rentabilidad son:

  • el tipo de tecnología para el proyecto
  • la configuración de las plantas
  • el tamaño de la nueva refinería
  • la distancia a las fuentes de crudo
  • la distancia a las zonas de consumo
  • la disponibilidad de materia prima
  • la calidad del crudo disponible
  • la eficiencia operativa con la que se planea operar la infraestructura
  • el análisis geográfico
  • el análisis ambiental
  • el análisis social de campo
  • la infraestructura existente (carretera, ductos, refinación)
  • el aprovechamiento existente de residuales
  • el costo de los terrenos, entre otros.

Etapa III. El resultado final

Finalmente, y para concebir con el análisis, se analizó el portafolio completo de proyectos de refinación de manera integral, a fin de garantizar que el suministro futuro de la demanda sea eficiente para el SNR y contribuya a mejorar la situación financiera de Pemex Refinación.

Para ello, se evaluaron combinaciones de proyectos buscando elevar, aún más, la rentabilidad de ese proyecto.

El portafolio que incluye construir nueva capacidad en Tula con aprovechamiento de residuales (P-1) y la reconfiguración de Salamanca resultó el más rentable.

Bookmark and Share

  • RSS
  • Twitter
  • Facebook