Historia de la Industria Petrolera en la República Mexicana

Desde hace más de tres siglos, México se ha beneficiado de los vastos yacimientos petrolíferos que son parte del territorio nacional; hoy día, esta Industria representa uno de los principales recursos económicos nacionales. En los primeros dos meses de 2012, los ingresos por exportación de crudo ascendieron los 7 mil 846 millones de dólares, según datos de la Secretaría de Hacienda.

La industria petrolera a través del tiempo

1783

Entran en vigor las Reales Ordenanzas para la Minería de la Nueva España, éstas determinaban que toda riqueza extraída del subsuelo, entre ellas el petróleo, pertenecían a la Real Corona Española, y, por lo tanto, sólo esta entidad tenía el derecho de conceder a los particulares la explotación del recurso.

1884

Después de la guerra de Independencia, el gobierno expidió el documento denominado Código de Minas de los Estados Unidos Mexicanos que deroga las Ordenanzas de Minería. Esta nueva legislación tenía la intención de fomentar la inversión petrolera y, sobre todo, trasladar el derecho de explotación al soberano sobre el subsuelo.

1892
Se promulga el Código de Minero de la Republica Mexicana, éste establece que sólo el dueño del suelo explotará libremente los combustibles minerales, siempre y cuando se cubra el impuesto sobre propiedades federales.  

1901

Se expide la primera Ley del Petróleo que permite al Presidente de la República otorgar permisos a empresas y particulares para explotar terrenos que son propiedad de la nación.

1911
Diversas compañías extranjeras, a partir de la Ley del Petróleo, comienzan a expandirse en la nación. Comienzan las exportaciones de petróleo mexicano a Estados Unidos, Europa y América Latina.

1912
El gobierno de Francisco I. Madero decreta, bajo la modalidad de impuesto especial del timbre, el primer gravamen sobre producción de petróleo crudo.

1917
A partir de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se establece, en el artículo 27 que se restituye a la nación la propiedad de las riquezas del subsuelo. Debido a esto, diversas compañías petroleras se agrupan formando la Asociación de Productores de Petróleo en México, como una respuesta a la promulgación de la nueva constitución.

1918
Venustiano Carranza impone nuevos impuestos a la industria petrolera, éstos constaban en una cuota de renta anual y 5% de regalías sobre todas la tierras petroleras desarrolladas por los propietarios de la superficie o sus arrendadores.

1933
La Compañía Mexicana de Petróleo El Águila descubre los yacimientos de Poza Rica, Veracruz, convirtiéndose esta zona una nueva región de gran potencial. El proyecto de una empresa petrolera nacional cobra forma con la creación de la Compañía Petróleos de México, S.A. (PETROMEX), una empresa con participación desgobierno y de inversionistas privados.

1935
Se forma el Sindicato de Trabajadores Petroleros en la República Mexicana (STPRM).

1937
El gobierno crea la Administración General del Petróleo Nacional (AGPN), a la que traspasó las propiedades de PETROMEX.

1938
El entonces presidente Lázaro Cárdenas decreta, el día 18 de marzo, la expropiación de la industria petrolera. Para reorganizar, concentrar y coordinar la industria nacionalizada el gobierno de México crea, el 7 de junio, a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Distribuidora de Petróleos Mexicanos.

1940

Pemex es reformado como una sola entidad que se hace cargo verticalmente de toda la industria petrolera. Para enfrentar el problema del abasto de combustible, se destinan grandes cantidades de crudo a la refinación en el extranjero y se termina la construcción de la refinería de Poza Rica.

1941
Pemex crea el Departamento de Exploración para invertir la tendencia a la baja de la producción.

1946
Pemex descubre en Reynosa, Tamaulipas, importantes yacimientos de petróleo y gas. En noviembre se inauguran las nuevas instalaciones de la refinería de Azcapotzalco, (conocida como “18 de Marzo”) con capacidad para procesar 50 mil barriles diarios de crudo.

1950
Se construyen dos refinerías nuevas en Salamanca y Reynosa que complementan la refinería “18 de Marzo”.

1957
Para estimular el desarrollo de Pemex se emiten 500 millones de pesos en bonos estabilizados. Se finalizan las obras del oleoducto Tampico-Monterrey. Se obtiene por primera vez en México petróleo de formaciones del periodo Jurásico.

1965
Se crea el Instituto Mexicano del Petróleo; surgió como parte de los esfuerzos en la integración vertical de la industria petrolera.

1976
Comienza la explotación de depósitos submarinos en la Sonda de Campeche. Chac, el primer campo marino de esta zona, da pie a nuevos descubrimientos conformándose así el complejo Cantarell.

1989
Pemex crea la empresa filial Petróleos Mexicanos Internacional, con el objetivo de establecer un marco organizacional moderno y eficiente para la realización de las actividades comerciales internacionales.

1992
El 15 de julio el Ejecutivo decreta una nueva Ley Orgánica de Petróleos Mexicanos, ésta determina la creación de un órgano Corporativo y cuatro Organismos Subsidiarios: Pemex Exploración y Producción (PEP), Pemex Refinación (PXR), Pemex Gas y Petroquímica Básica (PGPB) y Pemex Petroquímica (PPQ).

2004
El mercado petrolero internacional enfrenta una serie de circunstancias que ocasionaron una alta volatilidad en los precios del petróleo. En diciembre se decreta la devaluación del peso a raíz de la fuga de capitales que había sufrido el país en el último año del sexenio de Carlos Salinas de Gortari. La acumulación de una deuda a corto plazo gigantesca (de 30 mil millones de dólares en tesobonos) se destina a cubrir el déficit de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

2005
En febrero se firman préstamos de emergencia con el Fondo de Estabilización monetario de los Estados Unidos por 14 mil millones de dólares y con el Fondo monetario Internacional por 17 mil millones de dólares. En todos los contratos se ofreció como garantía los recursos de Pemex y con estos fondos se liquidaron s deudas.

2007-2008
La producción anual de crudo en México se incrementó hasta alcanzar la cifra de 1 237 millones de barriles, destacándose en este rubro el campo del complejo Cantarell.

2012

México celebra el 74° Aniversario de la Expropiación Petrolera. Asimismo,Pemex perforó, en el campo Jujo, en Tabasco, el pozo horizontal más profundo de que se tenga registro en la industria. Mientras tanto, el yacimiento de Chicontepec aumentó la producción en más de 50% en el último año.

Con información del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de México y el Dr. Carlos Marichal.

Bookmark and Share

Proyecto de inversión

Nueva planta de cogeneración eléctrica de gran escala en Nuevo Pemex, Tabasco.
Desde 2009, Petróleos Mexicanos impulsa diversos proyectos de infraestructura con el fin de apoyar la economía nacional. Con éstos, la paraestatal busca contribuir a la derrama económica de las regiones donde la empresa labora.

De acuerdo con lo dado a conocer por Pemex, el objetivo es impulsar la actividad económica mediante un plan de inversiones, lo que no sólo contribuirá a la derrama económica sino que es una manera de promover la generación de empleos tanto directos como indirectos.

Así mismo, la empresa ha informado que el volumen de obra que representan sus proyectos de inversión 2009-2012, es más de cuatro veces la actividad de construcción máxima registrada en Pemex Refinación durante los últimos 25 años.

Uno de estos importantes proyectos es la nueva planta de cogeneración eléctrica de gran escala en Nuevo Pemex, Tabasco, de la que hablaremos más a fondo por su dimensión y trascendencia.

¿En que consiste este proyecto?

La planeación de la planta de cogeneración eléctrica se dio a conocer aproximadamente a mediados del año pasado y se espera que arranque con el suministro de energía a Nuevo Pemex en septiembre de 2012.

Esta nueva planta es parte de la estrategia de protección ambiental de Petróleos Mexicanos. Ayudará a que dejen de emitirse a la atmósfera 940 mil toneladas anuales de gases de efecto invernadero. Asimismo, aumentará la eficiencia energética generando 300 MW de electricidad y 800 Ton/hr de Vapor, y traerá importantes ahorros en el gasto operativo.

Esta licitación fue ganada por Abengoa México, S.A. de C.V., de manera conjunta con Abener Energía S.A., elegida por Pemex “por ofrecer las mejores condiciones de contratación para el Estado, desde el punto de vista económico y técnico, además de que cumple con todos los requerimientos legales exigidos en la convocatoria”.

Además de ser el primer proyecto de la paraestatal de cogeneración a gran escala, con capacidad para suministrar vapor y energía eléctrica al centro industrial Nuevo Pemex, permitirá también disponer de excedentes de electricidad para otros complejos de la empresa.

Esta nueva planta, que beneficiará a más de 120 centros de trabajo de los diferentes organismos de Petróleos Mexicanos y cuyo monto de inversión en infraestructura será de 461 millones de dólares, ayudará a generar alrededor de 1500 empleos en las etapas críticas de construcción y tendrá una base de 600 trabajadores.

De acuerdo con Petróleos Mexicanos, una vez que la planta entre en operación permitirá sustituir equipos menos eficientes en algunos de estos 125 centros de trabajo, que recibirán la energía eléctrica vía porteo. Entre estos centros de trabajo se encuentran otros complejos procesadores de gas, 18 hospitales, centros petroquímicos, tres refinerías e instalaciones administrativas en diferentes puntos del país.

Ya que esta energía será generada con tecnología de punta, traerá menos afectaciones al medio ambiente. Pemex estima que con este proyecto se ahorrarán 67.5 millones de pies cúbicos diarios de gas natural y mil barriles diarios de combustóleo, lo que equivale a las 940 mil toneladas de gases de efecto invernadero anuales que dejarán de emitirse a la atmósfera.

La paraestatal ha manifestado que con el desarrollo del Proyecto de Cogeneración Nuevo Pemex, se verán beneficiados por una producción de electricidad más limpia, eficiente y económica. Además de que se reducirá el consumo de combustibles que se utilizan para generarla. Asimismo, consideran que aumentará la confiabilidad del suministro eléctrico necesario para sus procesos de producción y, por lo tanto, mejorará la competitividad de la empresa.
Fuente: Petróleos Mexicanos

Bookmark and Share

Proyecto gráfico de la nueva refinería

  • La construcción de la nueva refinería estima una inversión mayor a cien mil millones de pesos.
  • Mientras se concretan las ofertas de donación de terrenos, continúan sin interrupción los trabajos para desarrollar la ingeniería conceptual del proyecto.

El proyecto de una nueva refinería

El área requerida para la nueva refinería, considerando plantas de proceso, servicios principales, laboratorios, talleres de mantenimiento, oficinas administrativas, área de almacenamiento tanto de materia prima como de productos terminados y área de amortiguamiento, es de aproximadamente 700 hectáreas. En el plano de localización general (figura 1) se muestra la distribución general de las principales plantas de proceso de la nueva refinería para una capacidad de 300 miles de barriles diarios (mbd).

Volumen esperado

Se planea que la nueva refinería produzca aproximadamente 142 mbd de gasolinas y 2 mbd de diesel; asimismo, se obtendrían 12 mbd de turbosina. Todos los productos destilados serían de ultra bajo azufre.

Proceso y producción de la nueva refinería1

(miles de barriles diarios)

Volumen esperado
Proceso de crudo
Crudo Maya
(porcentaje)
Producción
Gas licuado
Propileno
Gasolinas
Diesel
Turbosina
Combustóleo
Asfaltos
Coque (ton/día)
Azufre (ton/día)
1Considera producción del crudo.

Fuente: Elaboración propia. Pemex Refinación.

Beneficios

Balances

La construcción de una nueva refinería incidirá de manera importante en el balance oferta-demanda de gasolinas y permitirá reducir las importaciones en aproximadamente 140 mbd.

En cuanto al balance de diesel, con la entrada en operación de la reconfiguración de la refinería de Minatitlán, prácticamente se encontraría en equilibro hacia el año 2010. No obstante, se tiene previsto un incremento importante en la demanda por este producto, por lo que el nuevo tren contribuiría a cubrir los faltantes en los siguientes años.

Empleo

Durante la fase de ingeniería que se llevará a cabo entre 2009 y 2010, se requerirá la participación, en el periodo de mayor actividad, de 900 a mil trabajadores humanos altamente calificados.

Para la construcción de la refinería, que iniciará en 2010 y culminará en 2015, se emplearán, en el periodo de mayor dinamismo, de 9 mil a 10 mil 500 personas de manera directa, lo que generará, de manera indirecta, entre 31 mil 500 y 36 mil 800 empleos indirectos.

Dada su naturaleza, esos empleos serán temporales. Para la operación de las instalaciones se requerirá de la actividad permanente de mil a mil 400 empleados a partir de 2015.

De esta manera, la ejecución del proyecto permitirá generar entre 41 mil 400 y 48 mil 300 empleos, entre directos e indirectos, durante las fases de ingeniería y construcción, y de mil a mil 400 de manera permanente.

Divisas

Con la entrada en operación del nuevo tren de refinación, se obtendrá un impacto positivo en la producción de combustibles de alto valor de mercado y se reducirá la balanza negativa de divisas de petrolíferos, en aproximadamente 6 mil millones de dólares hacia 2016.

Bookmark and Share

El camino hacia una nueva refinería

Presentamos un recuento de cómo se tomó la importante decisión de construir una nueva refinería para el beneficio de México.

Etapa 1. El plan y las primeras posibles sedes

El 18 de marzo de 2008 el Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, instruyó a la Secretaría de Energía y a Petróleos Mexicanos a iniciar los estudios y analizar la factibilidad técnica, financiera y logística que permitiese construir una nueva refinería en el territorio nacional, la primera en 30 años.

El 30 de julio de 2008 Pemex presentó al Congreso de la Unión el Estudio de viabilidad para construir una nueva refinería en México. Los contenidos de dicho estudio se alinearon específicamente con los requerimientos del Congreso. No pretendía ser un dictamen definitivo.

Dicho estudio consideró potenciales localizaciones tomando en cuenta criterios como la cercanía a los centros con mayor demanda de combustibles y la facilidad de acceso al suministro de materia prima.

Al ser un estudio preliminar, se determinó evaluar la rentabilidad de cada una de las potenciales localizaciones por separado. No se incluyó una evaluación de los beneficios potenciales del aprovechamiento de residuales, ni el contexto de la modernización integral del Sistema Nacional de Refinación.

Etapa II. Evaluación de las sedes definitivas

De agosto de 2008 a marzo de 2009, Pemex recibió nuevas solicitudes para ser incorporadas en el análisis, así como estudios adicionales de parte de gobiernos estatales ya considerados en el estudio de julio de 2008.

En respuesta a todas estas solicitudes, Pemex realizó una nueva revisión de cada una de las propuestas, con objeto de hacerlas comparables.

El 25 y 27 de marzo se llevaron a cabo las presentaciones públicas de los diez estados interesados. Además de resultar un ejercicio inédito de transparencia que permitió a la sociedad conocer cada una de las propuestas, técnicos de Pemex, del IMP e independientes, pudieron realizar preguntas específicas sobre diversos temas a los equipos técnicos de cada estado.

Dicho ejercicio permitió enriquecer el análisis de Pemex con detalles no conocidos como los planes de desarrollo de los gobiernos estatales, las dificultades esperadas, así como los diferentes tipos de apoyo que los gobiernos estarían en posibilidad de ofrecer a Pemex para el mejor desarrollo del proyecto.

Una vez concluidos los eventos públicos se incorporó toda la información de los diez estados interesados (Hidalgo, Guanajuato, Oaxaca, Veracruz, Tlaxcala, Puebla, Michoacán, Campeche, Tabasco y Tamaulipas) en el esquema metodológico general y se procedió a calcular la rentabilidad de cada una de las alternativas en lo individual.
De acuerdo con esta nueva evaluación individual (abril de 2009), las localizaciones con mayor rentabilidad son las que permiten aprovechar residuales.

Al aprovechar los residuales se capturan las economías de escala de un proyecto integral, lo que genera rentabilidades adicionales, del orden de mil millones de dólares de VPN en promedio, sobre refinerías sin integración.

Basta comparar el VPN de Tula en julio de 2008 y abril de 2009 para corroborar el sustancial incremento que sufre la rentabilidad de ambos proyectos al incorporar el aprovechamiento de residuales.

Ello es así porque el aprovechamiento de residuales permite abaratar el costo de la materia prima mediante la sustitución de crudo por residuales, generar economías de escala y aumentar la disponibilidad de crudo para exportación.

Algunos de los criterios incorporados al modelo de evaluación de rentabilidad son:

  • el tipo de tecnología para el proyecto
  • la configuración de las plantas
  • el tamaño de la nueva refinería
  • la distancia a las fuentes de crudo
  • la distancia a las zonas de consumo
  • la disponibilidad de materia prima
  • la calidad del crudo disponible
  • la eficiencia operativa con la que se planea operar la infraestructura
  • el análisis geográfico
  • el análisis ambiental
  • el análisis social de campo
  • la infraestructura existente (carretera, ductos, refinación)
  • el aprovechamiento existente de residuales
  • el costo de los terrenos, entre otros.

Etapa III. El resultado final

Finalmente, y para concebir con el análisis, se analizó el portafolio completo de proyectos de refinación de manera integral, a fin de garantizar que el suministro futuro de la demanda sea eficiente para el SNR y contribuya a mejorar la situación financiera de Pemex Refinación.

Para ello, se evaluaron combinaciones de proyectos buscando elevar, aún más, la rentabilidad de ese proyecto.

El portafolio que incluye construir nueva capacidad en Tula con aprovechamiento de residuales (P-1) y la reconfiguración de Salamanca resultó el más rentable.

Bookmark and Share

  • RSS
  • Twitter
  • Facebook