Historia de la Industria Petrolera en la República Mexicana

Desde hace más de tres siglos, México se ha beneficiado de los vastos yacimientos petrolíferos que son parte del territorio nacional; hoy día, esta Industria representa uno de los principales recursos económicos nacionales. En los primeros dos meses de 2012, los ingresos por exportación de crudo ascendieron los 7 mil 846 millones de dólares, según datos de la Secretaría de Hacienda.

La industria petrolera a través del tiempo

1783

Entran en vigor las Reales Ordenanzas para la Minería de la Nueva España, éstas determinaban que toda riqueza extraída del subsuelo, entre ellas el petróleo, pertenecían a la Real Corona Española, y, por lo tanto, sólo esta entidad tenía el derecho de conceder a los particulares la explotación del recurso.

1884

Después de la guerra de Independencia, el gobierno expidió el documento denominado Código de Minas de los Estados Unidos Mexicanos que deroga las Ordenanzas de Minería. Esta nueva legislación tenía la intención de fomentar la inversión petrolera y, sobre todo, trasladar el derecho de explotación al soberano sobre el subsuelo.

1892
Se promulga el Código de Minero de la Republica Mexicana, éste establece que sólo el dueño del suelo explotará libremente los combustibles minerales, siempre y cuando se cubra el impuesto sobre propiedades federales.  

1901

Se expide la primera Ley del Petróleo que permite al Presidente de la República otorgar permisos a empresas y particulares para explotar terrenos que son propiedad de la nación.

1911
Diversas compañías extranjeras, a partir de la Ley del Petróleo, comienzan a expandirse en la nación. Comienzan las exportaciones de petróleo mexicano a Estados Unidos, Europa y América Latina.

1912
El gobierno de Francisco I. Madero decreta, bajo la modalidad de impuesto especial del timbre, el primer gravamen sobre producción de petróleo crudo.

1917
A partir de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se establece, en el artículo 27 que se restituye a la nación la propiedad de las riquezas del subsuelo. Debido a esto, diversas compañías petroleras se agrupan formando la Asociación de Productores de Petróleo en México, como una respuesta a la promulgación de la nueva constitución.

1918
Venustiano Carranza impone nuevos impuestos a la industria petrolera, éstos constaban en una cuota de renta anual y 5% de regalías sobre todas la tierras petroleras desarrolladas por los propietarios de la superficie o sus arrendadores.

1933
La Compañía Mexicana de Petróleo El Águila descubre los yacimientos de Poza Rica, Veracruz, convirtiéndose esta zona una nueva región de gran potencial. El proyecto de una empresa petrolera nacional cobra forma con la creación de la Compañía Petróleos de México, S.A. (PETROMEX), una empresa con participación desgobierno y de inversionistas privados.

1935
Se forma el Sindicato de Trabajadores Petroleros en la República Mexicana (STPRM).

1937
El gobierno crea la Administración General del Petróleo Nacional (AGPN), a la que traspasó las propiedades de PETROMEX.

1938
El entonces presidente Lázaro Cárdenas decreta, el día 18 de marzo, la expropiación de la industria petrolera. Para reorganizar, concentrar y coordinar la industria nacionalizada el gobierno de México crea, el 7 de junio, a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Distribuidora de Petróleos Mexicanos.

1940

Pemex es reformado como una sola entidad que se hace cargo verticalmente de toda la industria petrolera. Para enfrentar el problema del abasto de combustible, se destinan grandes cantidades de crudo a la refinación en el extranjero y se termina la construcción de la refinería de Poza Rica.

1941
Pemex crea el Departamento de Exploración para invertir la tendencia a la baja de la producción.

1946
Pemex descubre en Reynosa, Tamaulipas, importantes yacimientos de petróleo y gas. En noviembre se inauguran las nuevas instalaciones de la refinería de Azcapotzalco, (conocida como “18 de Marzo”) con capacidad para procesar 50 mil barriles diarios de crudo.

1950
Se construyen dos refinerías nuevas en Salamanca y Reynosa que complementan la refinería “18 de Marzo”.

1957
Para estimular el desarrollo de Pemex se emiten 500 millones de pesos en bonos estabilizados. Se finalizan las obras del oleoducto Tampico-Monterrey. Se obtiene por primera vez en México petróleo de formaciones del periodo Jurásico.

1965
Se crea el Instituto Mexicano del Petróleo; surgió como parte de los esfuerzos en la integración vertical de la industria petrolera.

1976
Comienza la explotación de depósitos submarinos en la Sonda de Campeche. Chac, el primer campo marino de esta zona, da pie a nuevos descubrimientos conformándose así el complejo Cantarell.

1989
Pemex crea la empresa filial Petróleos Mexicanos Internacional, con el objetivo de establecer un marco organizacional moderno y eficiente para la realización de las actividades comerciales internacionales.

1992
El 15 de julio el Ejecutivo decreta una nueva Ley Orgánica de Petróleos Mexicanos, ésta determina la creación de un órgano Corporativo y cuatro Organismos Subsidiarios: Pemex Exploración y Producción (PEP), Pemex Refinación (PXR), Pemex Gas y Petroquímica Básica (PGPB) y Pemex Petroquímica (PPQ).

2004
El mercado petrolero internacional enfrenta una serie de circunstancias que ocasionaron una alta volatilidad en los precios del petróleo. En diciembre se decreta la devaluación del peso a raíz de la fuga de capitales que había sufrido el país en el último año del sexenio de Carlos Salinas de Gortari. La acumulación de una deuda a corto plazo gigantesca (de 30 mil millones de dólares en tesobonos) se destina a cubrir el déficit de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

2005
En febrero se firman préstamos de emergencia con el Fondo de Estabilización monetario de los Estados Unidos por 14 mil millones de dólares y con el Fondo monetario Internacional por 17 mil millones de dólares. En todos los contratos se ofreció como garantía los recursos de Pemex y con estos fondos se liquidaron s deudas.

2007-2008
La producción anual de crudo en México se incrementó hasta alcanzar la cifra de 1 237 millones de barriles, destacándose en este rubro el campo del complejo Cantarell.

2012

México celebra el 74° Aniversario de la Expropiación Petrolera. Asimismo,Pemex perforó, en el campo Jujo, en Tabasco, el pozo horizontal más profundo de que se tenga registro en la industria. Mientras tanto, el yacimiento de Chicontepec aumentó la producción en más de 50% en el último año.

Con información del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de México y el Dr. Carlos Marichal.

Bookmark and Share

Los nuevos contratos incentivados

Lic. Javier Zenteno Barrios, Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Petroleros, A.C. (AMESPAC).

javierzenteno@zlmabogados.com

Entre las prioridades de Pemex está la reactivación de los campos maduros de hidrocarburos de la región sur de México, en los que existen reservas importantes que podrán ser explotadas si se atienden los retos técnicos y operativos.

Con este propósito, se anunciaron los Contratos Integrales EP o incentivados que van más allá de las tradicionales licitaciones, pues se contratarán por 25 años servicios integrales de evaluación, desarrollo y producción de hidrocarburos.

En éstos, los contratistas tendrán contraprestaciones conforme a una fórmula fija referida a dinero y número de barriles, e incentivos económicos por incrementos en la producción y abatimiento de costos operativos. No se generan derechos sobre producción, valor de la producción o reservas.

Los contratistas serán responsables de la prestación de los servicios con estándares internacionales y de la cobertura de los gastos para proveer personal, tecnología, materiales y financiamiento. Pemex Exploración y Producción (PEP), por su parte, controlará y supervisará los servicios; evaluará el desempeño del contratista y participará en 10% del proyecto y de la utilidad, a fin de reducir costos e incertidumbre en beneficio de la producción, transmitir a los contratistas información y experiencia de la paraestatal, y conocer tecnología y nuevas prácticas.

Sin prejuzgar el origen del capital, se propone la obligación de incorporar hasta 40% de contenido o valor agregado nacional (VAN), conforme al origen de los componentes y de los recursos humanos, materiales y servicios utilizados. La subcontratación se permite, siempre que no se transfiera a terceros la responsabilidad de los servicios.

Se prevén acciones de capacitación y educación para la investigación y el desarrollo sustentable, en la inteligencia de que corresponde a los contratistas la responsabilidad ambiental en el perímetro del área contractual y, en su caso, el pago de indemnizaciones conforme al contrato.

Los contratos son considerados como un activo con valor en el mercado, pudiendo los contratistas cederlos a título oneroso. También se puede cambiar al líder de la ejecución del contrato o al operador principal. En ambos casos se requiere la aprobación de PEP.

La adjudicación de los contratos mediante procedimientos de licitación pública se otorgará a quien oferte la menor tarifa por barril, previo cumplimiento de diversos requisitos, principalmente experiencia en operación de campos con producción de entre 10 y 30 mbd; inversión de recursos en proyectos similares y certificación HSE.

Con este nuevo modelo, Pemex está buscando la mejor manera de renovar su actuación, dentro de los todavía acotados límites legales y sin menoscabo de los principios constitucionales.

Las empresas que participen tendrán que modificar sus estrategias tanto en los procedimientos licitatorios como en la administración de los contratos para estar atentos a su equilibrio financiero y control de riesgos.

Para las empresas mexicanas, resultará una oportunidad renovada para consolidarse y especializarse a través de alianzas, formación de consorcios o de sociedades con objeto único, independientemente de su participación activa como subcontratistas.

Bookmark and Share

  • RSS
  • Twitter
  • Facebook