Nueva refinería, ¿para qué?

México construyó su última refinería en 1979. Además, en 1991 se cerró la de Azcapotzalco. Esto ha mantenido su oferta de refinados prácticamente constante. En contraste, entre 1980 y 2008 la demanda de gasolinas ha venido creciendo a una tasa anual promedio de 3.4%.

Como resultado, en 2008 las importaciones de gasolina alcanzaron 340 mil barriles diarios, 42.5% del consumo nacional. Esto representó una erogación de 14 mil 400 millones de dólares en 2008. También significó transferir empleos al exterior.

Para hacer frente a esta situación se construirá una nueva refinería de última generación.

¿Qué es una refinería?

El petróleo llega a las refinerías en su estado natural para su procesamiento. Aquí prácticamente lo que se hace es cocinarlo. Por tal razón es que al petróleo también se le denomina crudo.

Una refinería es un enorme complejo donde ese petróleo crudo se somete en primer lugar a un proceso de destilación o separación física y luego a procesos químicos que permiten extraerle buena parte de la gran variedad de componentes que contiene.

Las refinerías son muy distintas unas de otras, según las tecnologías y los esquemas de proceso que se utilicen, así como su capacidad.

Las hay para procesar petróleos pesados o mezclas de ambos. Por consiguiente, los productos que obtienen varían de una a otra.

La refinación se cumple en varias etapas. Es por esto que una refinería tiene numerosas torres, unidades, equipos y tuberías. Es algo así como una ciudad de plantas de procesos.

Los derivados

El petróleo tiene una gran variedad de compuestos, al punto que de él se pueden obtener por encima de 2 mil productos.

El petróleo se puede igualmente clasificar en cuatro categorías: parafínico, nafténico, asfáltico o mixto y aromático.

Los productos que se sacan del proceso de refinación se llaman derivados y los hay de dos tipos: los combustibles, como la gasolina, el diesel, turbosina, etcétera; y los petroquímicos, tales como polietileno, benceno, entre otros.

Bookmark and Share

Perspectiva mundial de la industria de refinación

La industria mundial de refinación se caracteriza por un elevado y creciente nivel de competencia, alta densidad de capital y márgenes de operación reducidos. Los niveles de rentabilidad son muy sensibles a movimientos cíclicos de los mercados y en promedio son cercanos al costo de capital. En los últimos años la industria se había mantenido en la parte alta del ciclo, hasta el inicio de la crisis económica internacional.

En el futuro la demanda mundial de refinados estará influida por tres factores:

  • el crecimiento económico global
  • la tendencia a sustituir productos contaminantes por combustibles limpios
  • y el crecimiento del sector transporte y el dinamismo observado en la evolución tecnológica en la industria automotriz, que han propiciado un incremento en la demanda de combustibles con requerimientos de calidad cada vez más estrictos.

En la siguiente década la configuración de la industria mundial de refinación será diferente a la actual, dado que la gran mayoría de las instalaciones estarán aplicando tecnologías con mayor capacidad de producir combustibles limpios.

Cambios en la demanda esperada de petrolíferos

Según algunos estudios realizados, se estima que la demanda total de petrolíferos en México aumentará a una tasa de 3.6% en promedio anual, sin embargo, este crecimiento no sería homogéneo para todos los productos ni durante la década completa.

Las previsiones muestran que durante la primera parte de ese periodo la demanda total aumentará 4.2%, mientras que en la segunda parte 2012-2017, se estima que el crecimiento de la demanda disminuirá a 3.0% anual.

Bookmark and Share

  • RSS
  • Twitter
  • Facebook