Historia de la refinación en México

Historia-de-la-refinación-en-México

Hace más de 6 mil años, el petróleo era utilizado como pegamento, pintura e, incluso, como medicina. Pero fue hasta 1858 que Edwin L. Drake perforó el primer pozo petrolero del mundo en Estados Unidos.

Entre 1869 y 1896, compañías estadounidenses comenzaron a explotar las reservas de crudo mexicanas con la construcción de las refinerías “El Águila” y “La Constancia” en Veracruz y dos más de la compañía Waters Pierce Oil en Tamaulipas.

Para 1923, México contaba con 14 refinerías, siendo la de Mata Redonda, Veracruz, la más grande del país con una capacidad de 133 mil barriles diarios (bd); esta refinería veracruzana fue inaugurada en junio de 1915 por La Huasteca Petroleum Co.
El auge en la explotación del “oro negro” se debió a que las compañías petroleras comenzaron a expandirse por los estados de San Luis Potosí, Tamaulipas y Veracruz a inicios del siglo XX. Nueve años después se inauguró el oleoducto Tampico-Azcapotzalco, con una longitud de 500 km, recorriendo prácticamente la mitad del territorio nacional a lo largo.

Expropiación petrolera

El presidente Lázaro Cárdenas expropió la infraestructura petrolera del país, así como las refinerías el 18 de marzo de 1938, mismas que contaban con una capacidad para procesar 102 mil bd y para inicios de junio de ese año, se expidió el Decreto de Expropiación con el que se fundó Petróleos Mexicanos, industria paraestatal que cuenta con el monopolio constitucional para lucrar con el petróleo y sus derivados.

Después de la expropiación petrolera, las plantas de refinación de crudo se expandieron por otros estados como Guanajuato, Tabasco, Hidalgo, Nuevo León, Oaxaca y la Ciudad de México, aunque refinerías como la de Bellavista y la de Árbol Grande, en Tamaulipas y la de Mata Redonda en Veracruz dejaron de operar por ser obsoletas en cuanto a su tecnología y muy caras de mantener.

Un nuevo ciclo, crecimiento y fortalecimiento

En sólo 42 años México se hizo de una infraestructura petrolera capaz de pelear con los mejores del mundo; en 1980, México era el 11º país del mundo como refinador pues se contaba con una capacidad de proceso de 1 millón 476 mil barriles diarios de petróleo.

Para 1991, las refinerías de Azcapotzalco, D.F. y Poza Rica, Ver. dejaron de operar, con lo que la capacidad de proceso en el país quedó en 1 millón 525 mil barriles diarios a inicios de la última década del milenio.

El gran avance de Pemex en el desarrollo tecnológico hizo que en 1992 se creara Pemex Refinación como una empresa subsidiaria de Petróleos Mexicanos.

Con este nuevo impulso y preocupados por el medio ambiente, de 1993 a 1997 se inició la construcción de plantas de refinación pertenecientes al Paquete Ecológico, cuya finalidad era mejorar la calidad de las gasolinas, diesel y combustóleo.
Durante estos cuatro años, 20 plantas iniciaron operaciones en Salina Cruz, Oaxaca (4 plantas); Cadereyta, Nuevo León (4 plantas); Tula, Hidalgo (8 plantas); Minatitlán, Veracruz (1 planta); Ciudad Madero, Tamaulipas (1 planta) y Salamanca, Guanajuato (2 plantas).

Después de este crecimiento, en 1997, el Sistema Nacional de Refinación inició con programas de reconfiguración con el objetivo de actualizar los estándares de calidad y seguridad.

Fin de siglo

El año 2000 marcó el inicio del Proyecto Cadereyta, un plan para ampliar las instalaciones de Pemex en el municipio de Cadereyta de Jiménez, Nuevo León.

Con un terreno de 489.5 hectáreas, la Refinería Ing. Héctor R. Lara Sosa, se encarga de cubrir las necesidades de combustibles de tres estados (Nuevo León, Coahuila y Chihuahua),  así como, en forma parcial, de Durango, San Luis Potosí y Tamaulipas.

El Proyecto Cadereyta 2000 se puso como objetivos:

  • Satisfacer la creciente demanda regional de gasolina sin plomo (Pemex Magna y Pemex Premium) y de diesel (Pemex Diesel).
  • Reducir la producción de combustóleo de alto contenido de azufre.
  • Cumplir con los requerimientos de las normas ambientales (NOM-085 para combustibles industriales y NOM-086 para combustibles automotrices) que definirán las especificaciones para productos petrolíferos, particularmente del máximo contenido de azufre en combustóleo y diesel, así como el máximo porcentaje de aromáticos, olefinas y benceno en la gasolina.
  • Optimizar la mezcla de crudo en la refinería, tomando en cuenta la mayor disponibilidad de crudos pesados y amargos, tales como el Maya.
  • Ampliar y modernizar las plantas existentes para maximizar las utilidades.

Este ambicioso plan se dividió en cinco partes, las cuales son:

  • Construcción de nueve plantas:
    • Hidrotratamiento de destilados Intermedios.
    • Reformadora de naftas con regeneración continua.
    • MTBE.
    • Alquilación.
    • Recuperadora de azufre (ton/d).
    • Hidrotratamiento de gasóleo de la coquizadora.
    • Planta de hidrógeno (MMPCD).
    • Aguas amargas (dos trenes).
    • Hidrotratadora de naftas.
    • Ampliación y modernización de plantas existentes:
      • Destilación atmosférica y de vacío No. 1.
      • Destilación atmosférica y de vacío No. 2.
      • Desintegración catalítica No. 1MTBE.
      • Fraccionadora de ligeros.
      • Modernización de plantas existentes:
        • Hidrodesulfuradora de naftas No. 1.
        • Reformadora de naftas No. 1.
        • Hidrodesulfuradora de productos intermedios No. 1.
        • Hidrodesulfuradora de productos intermedios No. 2.
        • Aguas amargas.
        • Recuperadora de azufre No. 1 (ton/d).
        • Trabajos complementarios en la refinería:
          • Expansión del área de asfaltos.
          • Ampliación de laboratorios.
          • Otras instalaciones:
            • Aumento de la oferta de crudo.
            • Distribución de productos petrolíferos.
            • Instalaciones de comercialización en Monclova, Sabinas, Saltillo y Cd. Juárez.

Nuevo milenio, Pemex en la actualidad

Actualmente Pemex cuenta con 7 mil 382 pozos en explotación, 223 plataformas marinas, seis refinerías, diez centros procesadores de gas, cinco centros petroquímicos y 77 terminales de almacenamiento y reparto, toda esta infraestructura dividida en cuatro regiones:

  • Norte: Desde Baja California, hasta Tamaulipas y hacia el sur hasta la región central de Veracruz y la región norte de Guerrero.
  • Sur: Abarca de Guerrero a la Península de Yucatán.
  • Noreste: Región marítima cercana a las costas de Campeche, Yucatán y Quintana Roo.
  • Suroeste: Perteneciente al Golfo de México y el Caribe.

Asimismo posee cuatro rutas marinas, dos en el Golfo de México (de Yucatán a Veracruz y de Tamaulipas a Veracruz) y dos más en el océano Pacífico (de Oaxaca a Colima y de Oaxaca a Baja California.

Las refinerías de la paraestatal se encuentran en Cadereyta, Nuevo León; Ciudad Madero, Tamaulipas; Salamanca, Guanajuato; Tula, Hidalgo; Minatitlán, Veracruz y Salina Cruz, Oaxaca. Cuentan con una red de oleoductos de 4 mil 647 km y de poliductos de 9 mil 115 km.

Las petroquímicas se encuentran en Coatzacoalcos, Veracruz y San Martín Texmelucan, Puebla y poseen ductos con más de mil kilómetros.

Los centros procesadores de gas se ubican en un cinturón que va de Tamaulipas a Tabasco por prácticamente toda la costa del Golfo de México; hay diez complejos que cuentan con 12 mil 768 kilómetros de ductos.

Petróleos Mexicanos sigue creciendo y fortaleciéndose mediante la utilización de tecnología de punta, lo que permite que el suministro de combustibles esté garantizado en todo el territorio nacional.

Bookmark and Share

SociBook del.icio.us Digg Facebook Google Yahoo Buzz StumbleUpon

Instituto Mexicano del Petróleo

Instituto-Mexicano-del-Petróleo

El Instituto Mexicano del Petróleo es un organismo dependiente de la Secretaría de Energía creado el 23 de agosto de 1965, por iniciativa del director general de Pemex, Jesús Reyes Heroles, con el objetivo de incrementar la tecnología relacionada con el desarrollo de las industrias petrolera, petroquímica y química y ayudar a Petróleos Mexicanos a completar la transformación industrial del país.

El presidente Gustavo Díaz Ordaz publicó el decreto de creación del IMP en el Diario Oficial de la Federación el 26 de agosto de 1965 en el que se establecieron los objetivos de este instituto:

  • Investigación científica básica y aplicada.
  • Desarrollo de disciplinas de investigación básica y aplicada.
  • Formación de investigadores.
  • Difusión de desarrollos científicos y aplicación en la técnica petrolera.
  • Capacitación de personal obrero.

En el documento de creación del Instituto Mexicano del Petróleo se lee que éste es un “organismo descentralizado de interés público y preponderantemente científico, técnico, educativo y cultural, con personalidad jurídica y patrimonio propios, cuya función será buscar la independencia científica y tecnológica en el área petrolera”.

Historia académica-petrolera

El 31 de enero de 1966, el ingeniero Javier Barros Sierra, tomó posesión como el primer director general del IMP, cargo que abandonó por su nombramiento como rector de la UNAM ese mismo año. La dirección general fue asumida por el ing. Antonio Dovalí Jaime.

Dovalí comenzó la expansión del IMP en ciudades como Tampico, Salamanca, Poza Rica y Coatzacoalcos.

El 21 de julio de 2000, el decreto de creación del IMP fue modificado, con lo que se reconoció al instituto como un Centro Público de Investigación, con un Programa de Posgrado que permite al organismo a formar especialistas, maestros, doctores e investigadores en las áreas en las que se desarrolla.

Para 2011, el IMP fue reconocido con la norma ISO 9001 que certifica sus procesos de investigación, operativos, financieros y administrativos.

Desde junio de 2012, el doctor Vinicio Suro Pérez funge como director general de la institución.

Actualmente el Instituto Mexicano del Petróleo indica que su misión es “transformar el conocimiento en tecnología y servicios de valor para la industria petrolera”, mientras que su visión dice: “Somos un centro público de investigación de clase mundial con personal reconocido, tecnologías y servicios que contribuyen al desarrollo de la industria petrolera”.

Programas de investigación

Actualmente, el IMP cuenta con diez programas de investigación:

  • Aseguramiento de la producción de hidrocarburos.
  • Explotación de campos en aguas profundas.
  • Geofísica de exploración y explotación
  • Geología en exploración y explotación.
  • Ingeniería molecular.
  • Integridad de ductos.
  • Matemáticas aplicadas y computación.
  • Procesos de transformación.
  • Recuperación de hidrocarburos.

 

Asimismo, el IMP cuenta con un programa de captación de talento, con el fin de identificar, reclutar, evaluar y seleccionar a jóvenes mexicanos recién egresados de carreras universitarias como matemáticas, física, geofísica, geología o ingeniería petrolera para trabajar como especialistas en investigaciones como recuperación de hidrocarburos, soluciones integrales para el desarrollo y optimización de campos, exploración y desarrollo de campos en aguas profundas, producción de hidrocarburos, perforación, terminación y mantenimiento de pozos, explotación de yacimientos, modelado sísmico elástico y migración en profundidad, entre otras.

Actualmente, este programa de captación de talento se encuentra en periodo de recepción de solicitudes, mismo que se vence el 31 de mayo de este año. Para conocer más detalles: www.imp.mx/investigacion/captaciontalento.

SociBook del.icio.us Digg Facebook Google Yahoo Buzz StumbleUpon

Cantarell: el principal productor del país

Cantarell--el-principal-productor-del-país-

La expropiación petrolera en 1938, fue un parteaguas en la historia mexicana, pues durante las tres décadas posteriores a ésta, México tuvo una producción de hidrocarburos relativamente modesta, con el propósito de sustentar el consumo interno del país. Durante 1938 se produjeron en promedio  106 mil barriles diarios, diez años más tarde 163 mil barriles por día y durante la década de los sesenta, la producción alcanzó 332 mil barriles diarios, en promedio.

Conforme el país crecía, se aceleraba su proceso de urbanización, y la demanda por petróleo creció más rápido que la oferta, por lo que el país se vio en la necesidad de convertirse en un importador neto de petróleo a inicio de los setenta.

Historia

En 1972, un pescador llamado Rudesindo Cantarell, observó una mancha de aceite que brotaba de las profundidades del mar en el Golfo de México, aproximadamente a 70 kilómetros de la costa, en la zona conocida como Sonda de Campeche. Poco tiempo después, estudios de exploración determinaron la localización de un campo petrolero gigante. En honor al pescador que dio los primeros indicios de su existencia, este campo lleva el nombre de Cantarell.

A partir de la explotación de este yacimiento, México se ubicó realmente como productor y exportador de petróleo, lo que lo colocó por primera vez en el panorama mundial como uno de los países relevantes del mundo petrolero.

Los primeros barriles de petróleo de Cantarell se produjeron en junio de 1979, con un promedio de 4 mil 289 barriles diarios. Para diciembre, la producción alcanzaba los 240 mil barriles diarios.

El efecto Cantarell influyó rápidamente en la economía del país. De producir 749 mil barriles diarios durante los setenta, el promedio de producción diaria del país creció hasta alcanzar 2.5 millones de barriles en la década de los ochenta, 2.8 millones en los noventa y 3.1 millones en el periodo 2000-2010.

Cantarell representó 36.8% de la producción total de petróleo de los ochenta, 40.8% de los noventa y el 50.4% en el periodo 2000-2010.

En diciembre de 2003, Cantarell alcanzó su pico de producción al promediar 2.21 millones de barriles diarios, mes en que la producción nacional alcanzó su nivel más alto de la historia: 3.44 millones de barriles diarios.

En 2004, el país alcanzó su cifra récord de producción con un promedio de 3 millones 383 mil barriles diarios, al tiempo que su dependencia de Cantarell alcanzaba también niveles históricos (63.2% de la producción global).

Sumados los barriles de petróleo producidos por PEMEX desde 1979, año en que Cantarell inició su producción, a la fecha, se alcanzan 32 mil millones de barriles de petróleo producidos.

La contribución de Cantarell, de 1979 a la fecha, fue de 13 mil 711 millones de barriles de petróleo.

Declinación

Como en todo campo petrolero, la declinación de la producción es un fenómeno presente, debido a que sus reservas de hidrocarburos son finitas. Cantarell, por lo mismo, no es ajeno a este fenómeno, y a partir de 2004, inició su proceso natural de declinación.

Dada la importancia de Cantarell en la producción global del país, el inicio de su declinación impactó la estrategia de producción de PEMEX.  En consecuencia, se ejecutaron nuevos proyectos como Ku-Maloob-Zaap, Ixtal-Manik y Delta del Grijalva para compensar dicha reducción en la producción, la cual alcanzó aproximadamente 800 mil barriles de crudo diarios desde el inicio de la declinación de Cantarell, lográndose de esta manera una producción a finales de diciembre 2010 de 2 millones 574 mil barriles diarios.

 

Actualmente

El desafío que impone sustituir la producción de Cantarell representa uno de los retos más grandes que PEMEX ha enfrentado en su historia. El valor económico generado por Cantarell es el máximo logrado por algún proyecto de petróleo en México. Se estima que solamente durante los últimos 13 años, ha generado un valor presente neto, de casi 8 billones de pesos. Otra distintiva característica de Cantarell, ha sido su relativo bajo costo de producción por barril, ya que el promedio de los últimos 10 años se ubica entre los 4 y 5 dólares.

A nivel de activo integral, Cantarell tenía, al primero de enero de 2010, reservas remanentes totales por 5 mil 116  millones de barriles de crudo, de las cuales 2 mil 542 millones son reservas probadas. Otras 1 mil 172 millones son reservas probables y 1 mil 402 millones son reservas posibles.

La relación reserva probada-producción de Cantarell es de 10.6 años (a los niveles actuales de producción).

Futuro

Las actividades encaminadas a mejorar la administración de la declinación de Cantarell han sido exitosas. Se estima que la producción de Cantarell al cierre de la administración de Felipe Calderón Hinojosa, fue de alrededor de  416 mil barriles por día, nivel en el que se estima tenderá a estabilizarse para los subsecuentes años. Ello implica una reducción adicional de sólo aproximadamente 35 mil barriles de sus niveles actuales, y es consecuencia de los esfuerzos ya mencionados para administrar la declinación del campo. Cantarell fue y seguirá uno de los principales productores del país.

Tomado de: www.pemex.com

Bookmark and Share

SociBook del.icio.us Digg Facebook Google Yahoo Buzz StumbleUpon
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook