¿Cuál es el papel de la IP en México después de la Reforma Energética?

Cuál-es-el-papel-de-la-IP-en-México-después-de-la-Reforma-Energética

El presidente Enrique Peña Nieto presentó una iniciativa para reformar los artículos, leyes y reglamentos referentes a los energéticos en el país, así el pasado 21 de diciembre de 2013 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Reforma Energética –como se le conoce popularmente–.

Esta serie de cambios afectan, sobre todo, a tres grandes industrias energéticas: petróleo, gas y electricidad.

La importancia de esta reforma se debe a la gran riqueza en materia energética, de acuerdo con Mario Gabriel Budebo, miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), quien agrega: “Sólo hemos producido una cuarta de todos los recursos identificados entre reservas y recursos prospectivos”. En el mismo sentido, Miguel Ángel Toro, investigador del Centro de Investigación para el Desarrollo AC (CIDAC), comenta: “sí es necesaria la reforma al sector energético (para) darle más dinamismo a este sector en diversos frentes”.

Si bien el debate sobre la apertura del sector petrolero a la iniciativa privada ha generado sendos debates, esta opción podría generar un crecimiento en fuentes de empleo para especialistas al tener la posibilidad de hacer su carrera profesional en alguna de las empresas del Estado como Pemex o CFE o en una empresa privada.

Mario Gabriel Budebo rememora: “México optó por un modelo que, en su momento, fue adecuado (…) sin embargo, en los últimos 15 o 20 años, la naturaleza de nuestros yacimientos, al igual que en todo el mundo, se ha deteriorado, lo que provoca una mayor inversión y mucha mayor ejecución para obtener recursos de difícil acceso”.

Esta reforma permite a empresas privadas, nacionales o extranjeras, invertir en México para la exploración y explotación de hidrocarburos (petróleo, gas y derivados). Esto se logra después de 77 años, cuando el presidente Lázaro Cárdenas expropió a las empresas petroleras privadas. El gobierno ha asegurado la soberanía del país sobre sus recursos de acuerdo con la Constitución mexicana que dice: “la propiedad de los hidrocarburos corresponde a la nación de forma inalienable e imprescriptible”.

Cabe mencionar que la participación de la IP en la exploración y explotación de hidrocarburos en territorio mexicano, será mediante contratos con el Estado, como licencias, de servicios o de utilidad o producción, cuya aprobación recaerá en la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) para garantizar la transparencia de los mismos.

A partir de 2017, cualquier particular podrá ofrecer servicio de gasolineras con marca propia y, en 2018, se liberará la importación de gasolina, provocando el fin del monopolio de Pemex.

Entre las ventajas para el sector petrolero, Miguel Ángel Toro, afirma que la apertura permitirá un nuevo mercado de hidrocarburos donde concurran Pemex y terceros permitiendo la extracción de la riqueza en un lapso más corto de tiempo, así como el fortalecimiento de Pemex y la creación de más fuentes de empleo.

Además de beneficiar al sector energético, la apertura generará más empleos en áreas productivas y de servicios tan diversas como uno se pueda imaginar.

Fuentes:
empresariosaem.com
forbes.com.mx
mexico.cnn.com
altonivel.com.mx
amipe.com

SociBook del.icio.us Digg Facebook Google Yahoo Buzz StumbleUpon

Sin comentarios

Deje un Comentario





 

  • RSS
  • Twitter
  • Facebook